COLONIZACION DE LA AVISPA ASIATICA

Continúa la expansión en el continente europeo. Hasta la fecha está presente en España, Francia, Italia, Portugal y Alemania, se ha detectado en Reino Unido, Suiza y Bélgica. Vespa velutina (avispa asiática) es originaria del Sureste asiático (China, Taiwán, norte de India, e Indochina hasta Malasia y el archipiélago de Indonesia) y se comporta como una especie invasora en Europa. Llegó por primera vez en el suroeste de Francia en 2004; se cree que fue en un barco de carga de mercancías de cerámica procedente de China. En 2010 se confirmó su llegada a España a través de los Pirineos en lrún (Guipúzcoa), posteriormente se detectó en Navarra (junio 2011). Se documentó en Galicia y Portugal en 2011, norte de Cataluña y Aragón en 2013, y la isla de Mallorca en 2015. Su expansión se produce de manera natural a través de los viajes fluviales. Los países más afectados en la actualidad son prácticamente la totalidad de Francia, Norte de España, Portugal, noroeste de Italia y suroeste de Alemania. En el Reino Unido se confirmó por primera vez su presencia en 2016 en la pequeña isla de Alderney, en el Canal de la Mancha (pest Control News nº 33, página 4). En Bélgica se detectó en 2011 pero no se volvió a ver su presencia, probablemente no se estableció; en noviembre de 2016 se encontró un nido que se destruyó pero en 2017 se vieron nuevos individuos cerca de este primer nido. En Suiza fue detectada en abril de 2017 por la Asociación Suiza de Apicultores (Apisuisse). Como especie exótica invasora, ésta constituye una amenaza para las especies autóctona y, como tal, ha sido incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras en el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto. También está presente como especie invasora en la Regulación de la Unión Europea 1143/2014. Aunque no parece que entrañe más peligrosidad que la avispa autóctona para la población humana, su depredación sobre los insectos autóctonos y, en concreto, sobre las colonias de abejas, sí produce un gran impacto, con lo que ello puede suponer para la polinización y el agravante económico en las colmenas. En el verano, los ataques de Vespa velutina a colmenas son muy intensos y dañinos; atacan a las abejas cuando están fuera de la colmena y llegan cargadas de polen, después de acabar con las abejas adultas, se alimentan de las larvas de abeja. por lo tanto, producen la pérdida de colmenas con la pérdida económica que ello conlleva. En las personas provoca alarma social por la mala fama de las avispas en general, por las consecuencias de sus picaduras. Sin embargo, a pesar de su tamaño, su comportamiento y peligrosidad es similar al de la avispa autóctona. Aunque no es agresiva, ésta atacará en grupo en defensa del nido. Si se agita o molesta el nido, las avispas salen de él posándose en su exterior para observar lo que sucede, si se sienten amenazadas van a picar y pueden con facilidad hacerlo a través de la ropa. pueden representar un peligro en casos de picadas múltiples o en personas con alergia al veneno. Múltiples factores como los recursos, competencia y enemigos naturales pueden afectar la demografía de la especies invasora. Mientras que las especies invasoras a menudo dejan atrás enemigos naturales de su lugar de origen, lo que es indudablemente un gran beneficio, éstas pueden también sufrir la aparición de nuevos enemigos locales que pueden afectar el desarrollo de la Invasión y minimizar su efecto. Se han documentado unos pocos enemigos para Vespa velutina, como puede ser una especie de mosca cuyas larvas se desarrollan como parásitos internos en las avispas adultas y un nematodo parásito, los cuales, potencialmente, pueden interferir en su colonización. Se pueden utilizar modelos matemáticos que utilizan conocimientos de física, ecología, fisiología,... para predecir como los ecosistemas variarán en el futuro en respuesta a factores medioambientales tales como el cambio climático. Se estima que la avispa asiática puede colonizar grandes áreas del suroeste de Europa, incluyendo los Países Bajos y el suroeste de Alemania. Con los recientes escenarios de cambio climático, el rango futuro de expansión puede ser incluso más rápido que en los últimos 10 años. Con su facilidad de dispersión y el clima templado de España, según los expertos, ésta podría extenderse a toda la península ibérica en pocos años. Texto publicado en la revista PCN nº 35. http://www.pestcontrolnews.com/es/.

Los comentarios están cerrados.